EL MAR DE LAS PALABRAS

Se que prometí, como siempre, escribir más a menudo, pero como veis, no ha podido ser. Como casi todo en la vida, tiene una explicación -o excusa- llamarlo como queráis. El caso es, que hace poco, llevado por mi continuo afán de seguir el camino hacia la perfección, se me ocurrió llevar a cabo un ejercicio de estilo literario. Me explico:
Todo surgió cuando volví a leer uno de los sonetos de Don Félix Lope de Vega, aquel que te explica como se hace un soneto en un mismo soneto:

Un soneto me manda hacer Violante,
que en mi vida me he visto en tanto aprieto;
catorce versos dicen que es soneto,
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante
y estoy a la mitad de otro cuarteto,
mas si me veo en el primer terceto,
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando,
y parece que entré con pie derecho
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo y aun sospecho
que voy los trece versos acabando:
contad si son catorce y está hecho.

Es un poema que ya desde el colegio me llamó mucho la atención, sobre todo por su originalidad e ingenio. Así que, llevado un poco por la envidia, pensé en rizar el rizo y me propuse la tarea de hacer un ejercicio de estilo con los distintos tipos de estrofas poéticas que aparecen recogidos en cualquier manual de iniciación a la literatura. Si un cantante de flamenco alcanza la cumbre cuando toca todos los palos, y un escritor sublime (que coño significara sublime) es capaz de desenvolverse en la poesía, el relato corto, el ensayo, el articulo periodístico…yo no pretendía ser menos. Pensé en empezar con un pareado, luego un terceto, más tarde un serventesio, así hasta completar todas las estrofas más comunes de la lírica española, todo ello claro está, siguiendo un juego parecido al de Don Lope en su soneto. ( Metapoesía podríamos llamarlo)

Así pues, raudo y veloz cogí un libro de literatura, de los que todos guardamos de nuestra época en el instituto. Instantáneamente, me hizo caer en un mar de palabras que creía tenía olvidado, pero que despertaron en mi una agradable sensación, como si empezara a navegar flotando en esas palabras: diéresis, sinéresis, sinalefas por doquier, hemistiquios, liras, quintillas, décima o espinela…de repente una ola cargada de sonetos me hizo zozobrar, y por un momento me dejé llevar por el canto de las sirenas, cual Ulises a su regreso de Troya.

Al recuperar el sentido, me vi subido en un barco, rodeado de letras, de palabras que se iban organizando, formaban quintillas, seguidillas, versos libres… Si no hubiera sido por el sol, que me daba de frente, hubiera jurado ver a Percy B. Shelley haciendo surf sobre la virgulilla de la ñ (siempre tan poco respetada la pobre)

Esto me ocurrió hace 2 meses. Hoy, por fin, he podido salir de ese mar de palabras. Pero no han sido un viaje en balde, mientras navegaba, las olas me trajeron, como si de grandes líneas se tratara, un libro de Javier Reverte, Corazón de Ulises, que me llevo por la Grecia Antigua. Una Grecia que no es solo el Partenón y Atenas, una Grecia que son sus gentes, las de ahora y las de antes, son sus Dioses, los buenos (pocos) y los malos. Un espíritu griego que sin ser una nación o tal vez por eso, tenía una influencia que se extendía por Macedonia, el Peloponeso, Anatolia, la Magna Grecia, incluso las costas de la península Ibérica. Una Grecia que también es Sócrates, Platón, Aristóteles, es drama, es tragedia, es Sófocles, Esquilo, es la ambigüedad y la belleza de los poemas de Safo. Es un espíritu del que Alejandro Magno quiso impregnar todas sus conquistas, desde macedonia al Indo, pasando por Egipto.Y lo consiguió.

Javier Reverte recoge todo esto y mucho más, con un lenguaje amable, dulce, plagado de metáforas (algunas excesivamente almibaradas), pero muy ameno y fácil de leer. Sabe reflejar en este libro el verdadero significado de “ser” griego. Es un libro de historia, de literatura, de viajes, de mitología, un libro de gentes, un libro que establece un hilo conductor desde homero hasta la actualidad , que te hace ver que tu y yo también somos griegos, o por lo menos podemos serlos si queremos.

Ese mar de letras también me contó la historia de Juan salvador Gaviota, al que pude divisar tras la estela de Percy, una de las tardes que este subía, de la mano de Poseidón, de las profundidades del mar en que se ahogó hace ya casi 200 años. Entre los tres, tan amables ellos, componían una sinfonía cuyas notas eran las letras que formaban las crestas de las olas: poemas de sus amigos Keats y Byron.

En mi viaje, me han contado también la vida de Los Doce Cesares, he tropezado con montones de relatos de Juan José Millas, formados por la brisa que acariciaba el mar. Había días que las estrellas se reflejaban en ese mar de letras, entonces, se ponían a bailar y me traían desde Beirut unos artículos a los que ponía música una tal Maruja Torres. Hubiera estado toda una vida subido en ese barco, pero es necesario pisar tierra de vez cuando, para no despegarse de la realidad.

Todas estas aventuras, me han hecho comprender que hay que usar la belleza de las palabras no solo para entretener (que también), si no para gritar, para educar, para denunciar las injusticias…Por si acaso, antes de volver, eché las redes al mar y me vine cargado de letras. Espero que un día, con la ayuda de la brisa del mar de las palabras y el reflejo de las estrellas, sea capaz de llevar a cabo ese ejercicio de estilo. De momento, me conformo con haber sabido juntar unas cuantas para explicaros el por qué de mi tardanza en volver a publicar: estaba viajando, soñando, aprendiendo, es decir, estaba leyendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Maxipost y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a EL MAR DE LAS PALABRAS

  1. manuela dijo:

    cuanta sabiduría llevan tus palabras, las cuales me emocionan y muchas no llego a comprnder;pero el sentido que tienen para mí,me imagino a lope de vega,haciendo un comentario en tu blogger.

  2. lucy dijo:

    Bienvenido de nuevo. Veo que has retomado con fuerza tu blog. A ver si nos cuentas algo más en breve tiempo. Ah, por cierto, eras tu el del microrrelato de la cadena ser?………..

  3. Anonymous dijo:

    Hola, soy yo de nuevo, veo que no actualizas mucho el blog. Creo que otros por ahí te ganan, así que ………………

  4. Lucy dijo:

    El anterior comentario era yo……..

  5. Anonymous dijo:

    Para cuando ese blog paralelo recuerda que si quieres yo estare a tu lado (literalmente) dandote apoyo espiritual (y cronometrando los tiempos).Espero verte muy pronto a ti y a tu novia(que ortera eres, que tiene nombre)por estos rincones para repetir esas noches de risa. Un beso a los dos y sigue comiendote la cabeza.Salud y Republica

  6. PAKZAR dijo:

    jejeje te tomo la palabra..y Lelo tb te la toma. Prepara el cronometro que cualquier día bajo para alli…

  7. Pingback: Mecomolacabeza » Navegando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s