La revolución silenciada

En 2008 Islandia ocupaba el primer puesto en la lista del Índice de Desarrollo Humano elaborada por la Agencia de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). A finales de 2009, la situación por la que atravesaba el país era crítica y se encontraba técnicamente en bancarrota. ¿Que había sucedido para que se produjese un cambio tan radical? En octubre de 2009, los tres principales bancos islandeses -Kaupthung, Landsbanki y Glitnir- se declaraban en quiebra. Como consecuencia, la Bolsa suspendía sus actividades cuando los valores que operaban en este mercado cayeron un 76 por ciento. La moneda nacional, la corona, se devaluaba en más de un 50 por ciento. La deuda externa -originada principalmente por estos bancos- se situaba en nueve veces el PIB nacional. La firma de esa deuda corría a cargo del entonces gobernador del Banco Central islandés, David Oddsson, que también había sido primer ministro conservador entre 1991 y 2004, yen otras fases, ministro de Asuntos Exteriores y alcalde de Reikiavik, la capital, donde se concentra el 60 por ciento de la población de todo el Estado. Islandia se convertía en el primer país occidental que recibía un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) desde 1976.

Más en El Siglo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Maxipost y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s