Un debate a dos

Últimamente en este blog solo escribo cuando hay elecciones, por eso hoy  me ha parecido un buen día para volver a sentarme a escribir y dar mi opinión, no solo del esperado debate de ayer sino también de las reacciones y comentarios  realizados por tertulianos profesionales y “amateurs” (o lo que es lo mismo, por mis amigos y amigas).

Si en algo parece haber  acuerdo es en que Rajoy “salvó los muebles”, “salió vivo”, “lo hizo mejor de lo esperado”, etc. Pero, ¿tan poco se le exigía a Rajoy que su penosa actuación de ayer  le sirve para salir airoso? Estamos hablando de un presidente del Gobierno que es incapaz de hacer otra cosa que leer cifras y datos sobre nuestra macroeconomía, algunos tergiversados o directamente falsos, lo que en cualquier país le costaría un buen saco de votos. Pero incluso aunque los datos fuesen ciertos, con esa retahíla de números se olvida, como le recordó Pablo Iglesias, de  la gente que ve cómo  tras años de apretar el cinturón (solo el de los más pobres, claro) la situación no mejora ni tiene visos de hacerlo.  Por esto y por su trayectoria, cuando Rajoy pide que le votemos porque con él todo será de color de rosa, solo se le puede contestar desde el marxismo, pero el de Groucho: “y tres huevos duros”.

Si después de esta flojísima actuación Rajoy sale vivo y gana las elecciones es que en este país tenemos un problema: o hay mucha gente capaz de creerse las mentiras de Rajoy o hay una poquita más de gente a la que no le ha ido tan mal y se la suda que los de abajo estén peor…no sé cuál de las opciones me asusta más.

Cuando la exigencia es tan mínima, resulta sorprendente que el que peor lo tenía, Pedro Sánchez, no salga ni siquiera un poquito mejor que cómo entró. Parece que de nada le ha servido quedar a estudiar con su amigo Albert, porque sí, visto lo visto parece que quedaron la tarde de antes para preparar juntos el debate y, sobre todo,  parece que habían acordado no hacerse daño el uno al otro. En este reparto de papeles a Pedro le toco meterse más con Pablo, que es quién  le quita los votos, y a Albert con Rajoy, que parece que pesca mejor en ese caladero, pero como el alumno más brillante o, como poco, mucho más ambicioso, es  Albert, este  decidió avanzado el debate que su compañero estaba siendo  muy suave y se puso a repartir estopa a ambos lados y agitar el fantasma de Venezuela, que si no lo dice revienta.  Pero de tan manido, este tema ya no funciona, y menos después de que el Tribunal Supremo rechace el trámite de estas acusaciones una vez sí y otra también.

Es una pena que un momento crucial para nuestro país el PSOE tenga como líder un muñeco de trapo, que como al Woody de Toy Story se le tiré de una cuerda para soltar frases hechas y que en este debate se quedó enganchado en el  lloriqueo de “no soy presidente porque Pablo no quiso”, mantra que repitió hasta la saciedad, cuando todos sabemos, Pedro, que no eres presidente porque preferiste echarte en brazos de la derecha a encabezar un gobierno progresista.

Por último, Pablo Iglesias, que podía haber recurrido a la épica y destrozar, cual Heracles a Orto, a ese engendro de dos cabezas en el que se convirtieron Pedro y Albert. No lo hizo, prefirió ponerse el traje de alternativa real de gobierno, eligió el tono pausado pero firme,  eligió proponer en lugar de destruir, tendió la mano a Sánchez, una vez más, no será la última, y le dio la oportunidad de situarse en el lado del cambio. Pero por desgracia, Pedro parece que ni está ni se le espera.

Si he titulado este post debate a dos es porque a pesar de haber cuatro contendientes, se puso de manifiesto que solo hay dos opciones, que se pueden llamar de muchas formas: cambio o inmovilismo, derecha o izquierda, estar con los de arriba o los de abajo, etc. Las llamemos como las llamemos, ayer me quedo claro dónde está Pablo y dónde están Mariano, Albert y ese convidado de piedra en que se convirtió Pedro.   El votante del PSOE se merece algo más que eso, esperemos  que, como han hecho ya millones de ellos, muchos pierdan el miedo y voten por el cambio, porque unidos podemos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Maxipost y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s