Hércules Poirot y el putsch del PSOE

Pasadas apenas unas horas del putch interno que han perpetrado en el PSOE,  no puedo resistirme a escribir unas reflexiones a vuelapluma. En primer lugar, como ciudadano de izquierdas, quiero expresar mi profunda tristeza por lo que considero una puñalada muy grave no solo a la voluntad de los militantes de ese partido sino a tod@s aquell@s que confiábamos en poder desalojar del Gobierno al partido de la corrupción y de las políticas regresivas y antisociales. Me es fácil sospechar a qué intereses sirven los barones del PSOE que tras las elecciones del 20 de diciembre prohibieron a su Secretario General la posibilidad de formar un gobierno de izquierdas con Podemos (y la aquiescencia de los independentistas) y que ahora que este, aunque fuera por pura supervivencia, parecía dispuesto a formar un gobierno verdaderamente de izquierdas, no han dudado ni un momento a la hora de recrear unos idus de marzo en pleno otoño.

Hasta ahí mi opinión como ciudadano, ahora bien, atendiendo a mi formación como Historiador y siendo uno de mis objetos de estudio la historia de la familia socialista, no puedo otra cosa que disfrutar de la posibilidad que me ofrecen de observar un momento histórico en vivo y en directo.

Han sido muchos y muy importantes los desencuentros internos en en este Partido, ya desde su propia creación vivieron tensiones sobre su “parlamentarización” o “bolchevización”, fue polémico su apoyo accidentalista a la dictadura de Primo de Rivera, con la Segunda República se produjo uno de los mayores enfrentamientos entre Largo Caballero, que controlaba el Grupo Parlamentario y la Ejecutiva dominada por Indalecio Prieto, no podemos olvidar la posterior purga de los negrinistas y, tras el largo exilio, el enfrentamiento de Rodolfo LLopis con el interior y el “clan de los sevillanos”. (Por cierto, unas disputas más ideologizadas que ahora, puesto que aquí la discusión creo que está más cerca del “quítate tú, pa ponerme yo” que de una diferencia ideológica real)

Pero si de todas esas disputas el PSOE supo salir más o menos reforzado o adaptado a los tiempos, a lo que podemos estar asistiendo ahora es a la desaparición de un Partido centenario, que lleva consumiéndose poco a poco como una enana blanca desde aquel “me cueste lo que me cueste” de Zapatero hasta estallar como una supernova en el día de hoy.

A los historiadores nos quedará analizar el porqué de esta desaparición si la hubiere y encontrar los “quiénes” responsables de la misma. Hace unos meses aposté porque Sánchez sería el enterrador del PSOE, entonces pensaba que el fallecimiento del Partido sería por muerte natural, hoy parece que va a ser un asesinato, y como en una famosa novela de Agatha Christie, todos los sospechosos son culpables.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Maxipost y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s